martes, 10 de agosto de 2010

PASAR DE LA ILUSIÓN AL ENTUSIASMO

               Este es un paso de los que marca hitos en la vida… En mis recuerdos tengo algunos “momentos kodak” en categoría de cambios, a lo mejor más de una persona puede encontrar cosas en común, ahí les va… el día en que dejé las rueditas extras de la bici, con mucho miedo aún pero empujada-sostenida físicamente por la omnipotente mano de papá y empujada por las presiones de los hermanos mayores… (al menos así fue en mi caso... y funcionó). Otro cambio es cuando más o menos de repente ya no supe cómo vestirme, cuando un día antes la cuestión no ameritaba la más mínima atención…; luego un verano (¿porqué suele ser en verano?...) en qué también más o menos de repente pega la adolescencia a nivel emotivo, y empieza la ilusión como nunca antes, suplanta a la fantasía (y la supera… aunque no siempre saben diferenciarse…), tengo abundantes recuerdos de amistades increíbles y las aventuras propias del inicio de la secundaria…, los noviazgos con sus respectivos descubrimientos de la gama de emociones que caben en el corazón humano, los pleitos, las reconciliaciones, las rupturas y seguir adelante, la lealtad que se fragua en esas edades… no hay manera de enlistar todo lo importante sin dejar fuera tantísimos tesoros…y ¡las graduaciones!, despedirse de los amigos pero no dejar de ser amigos… Y más añitos adelante los momentos en que se toman decisiones sobre el estado de vida que seguiremos, quiéralo Dios, toda la vida… en fin, cuántos momentos.
               Pues me ha llegado otro de esos grandes momentos, pasar de la ilusión al entusiasmo. Tras poderlo reflexionar, compartirlo con otras personas… creo que es un momento de maduración, o mejor dicho, un proceso de maduración. Definiendo términos de este tipo, siempre habrá muchas opciones muy válidas de entender las cosas, les comparto el razonamiento tal cómo yo me lo hice.
               ILUSIÓN: según la REA (Del lat. illusĭo, -ōnis). 1. f. Concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos. 2. f. Esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo. 3. f. Viva complacencia en una persona, una cosa, una tarea, etc. Y según yo es además… tener en mente una visión sobre algo o alguien, pero eso… una imagen sobre la realidad y ya sea que no hayamos equivocado la formarnos esa o esas imágenes o que el objeto de nuestra ilusión haya cambiado… la cuestión es que la ilusión acaba. Así, sin más. La vida da muchas razones para ilusionarse, y está bien, pero ¿y cuando llega la desilusión? ¿Puede uno seguir adelante sólo por ilusión?... no. Pero también me encontraba con la ansiedad de que no puedo vivir sin pasión, no me imagino en ningún tipo de vida sin entregarme plenamente, si siempre la vida me había colmado de sentido y yo había buscado corresponderle de la misma manera ¿tiene que cambiar todo?...no. No puedo mantenerme de ilusiones, pero tampoco creo poder seguir en la entrega “desilusionada”.
               Ahí me llegó el momento del entusiasmo. Vamos de nuevo al tumba burros de mayor reputación – al margen de que no es infalible…- (Del lat. tardío enthusiasmus, y este del gr. ἐνθουσιασμός). 1. m. Exaltación y fogosidad del ánimo, excitado por algo que lo admire o cautive. 2. m. Adhesión fervorosa que mueve a favorecer una causa o empeño. 3. m. Furor o arrobamiento de las sibilas al dar sus oráculos. 4. m. Inspiración divina de los profetas. Según los griegos entusiasmo es algo cercano a “lleno de espíritu”… de ahí la fuente de su inspiración, más allá de la ilusión, con todo la fuerza que esta aporta… pero con mayor realismo.
               En la reflexión que hice (y sigo haciendo) no subrayaría la fogosidad tanto como el realismo en la adhesión que nos mueve. Me entrego quizás con menos ilusión pero con MUCHO mayor entusiasmo, movida por el espíritu que encuentro primero que nada en Él y luego en lo que vivo, hago y dejo de hacer. Y creo que este paso viene de perlas en cualquier vida, pasar de la ilusión al entusiasmo, no podemos (por lo menos yo no me creo capaz) de vivir de rentas, de “viadita”, ese tipo de entrega sabría un tanto a conformismo, yo no busco aguantar (qué aguanten las paredes…) yo busco SER fiel.
               La pasión que tenemos en el corazón no debe de ser reprimida sino encauzada, potenciada, polarizada, catalizada… Y así crece el amor. Bien, ahí les paso otra idea no del todo terminada, perdón si tampoco va del todo bien hilvanadita, pero espero que pueda darles tela de reflexión, materia quizás de oración. Espero sus comentarios. 

4 comentarios:

Lorena Lazzeri dijo...

Hermana...sobre el contenido por ahora nada, necesito darle vueltas, pero quiero comentarte sobre la forma...me encanta como escribes...es como si estuvieramos en quiete, te escucho! pero...cuando hablas vas rápido, por todo lo que traes dentro y todo lo que quieres expresar...tal vez pocos te seguimos el ritmo, yo hacía lo que fuera por no perder detalle y de alguna forma siempre te seguía...pero así escrito es un deleite todavía mayor...poquito a poco...por favor te suplico que no dejes de escribir...estaré muy atenta. GRACIAS!!!! y...me encantó el tema...proceso de maduración...toda la vida.

Lorena Lazzeri dijo...

me encanta el diseño de tu blog pero sobre todo la foto!

Luis Enrique dijo...

Felicidades por el esfuerzo. Esta idea que dio muchas vueltas en la cabeza y en los correos con infinidad de vistos buenos, ahora se convierte en una realidad. Me gustó mucho esto que escribió: «Yo no busco aguantar (qué aguanten las paredes…) yo busco SER fiel».

¡Mucho ánimo y pronto le traeré nuevos lectores!

Rox dijo...

Me fui inmediatamente a la RAE para buscar el significado de PASIÓN, que siempre he tenido como palabra clave en mi vida. Lo que encontré no me convenció en lo absoluto. Según la RAE es el entusiasmo que tú comentas lo que nos mantiene vivos en la vida. Entonces quizás ahora vivieremos "entusiasmados", jeje. Tú y yo sabemos que es cuestión de apasionarse y vivir el amor.

Mi recomendación para el blog: acompañar con imágenes los posts... sabemos lo poderosas que son!