lunes, 7 de noviembre de 2016

DISCUTIBLE libro a la vista y re-vista "La chica del tren"

Ya lo sé. Voy más que tarde con un post al respecto, pero tantas marquesinas de cine me hacen decir... "va, que no quede". Gracias a Bibliometro del Metro de Madrid  puedo permitirme esa caro hábito de la lectura incierta, arriesgar por esos libros categoría #NoSéYo por los que si ya duele arriesgar horas o días de lectura, más duele sumar a ese tiempo... no pocos euros.

Así fue que lo tomé prestado en este estupendo servicio del Metro de Madrid. El libro es claramente un bestseller y tiene porqué.
No lo considero una maravilla literaria en cuanto a narrativa o psicología de los personajes, a mi parecer su mayor mérito está en ser bastante adictivo, leí sin parar aún sabiendo que no era una joya... pero imposible de soltar.

Así que buena lectura para quiénes ya tienen el gusto adquirido, no entro aquí a analizar la trama y menos aún a desvelarla. Novela policiaca con algunos giros muy interesantes y otros tantos previsibles.

A ver qué depara la película, paso sin ver.

domingo, 2 de octubre de 2016

Sin margen de error

Tres veces al año tengo, sin duda, unos de los mejores momentos de mi vida. No exagero.

Tres veces sin engaño (imposible no aludir a cierta y lejana Paquita aún entre estos paquitos de otra raíz...#ChisteMaloYBicultural) me suele tocar dar la comunión durante la misa y luego llevar a Cristo Eucaristía de regreso al Sagrario. Sólo en esos momentos sé que aquello que creo que Dios me pide hacer se cumple sin duda, doy a Cristo y le llevo por los pasillos de la universidad. 



Cada vez me tiembla más la mano, cada vez sonrió más ampliamente a los chicos que se acercan a recibir lo mejor que les puedo dar (y solo porque me ha sido dado a mi primero, gratuita y reiteradamente) Cada vez estoy más cerca de abollar un poco el cáliz de camino a la capilla de tan fuerte como lo abrazo. Son de las mejores acciones de gracias, de las más esponsales y maternales. Cada vez más sinceramente se que no merezco todo esto pero lo agradezco vitalmente.


Les miro y pienso en ese texto de San Juan "yo por ellos me consagro" no a ellos, pero sí para ellos. Para todos, para cada uno. Para que en este periodo de su vida, tan apasionante y tan lleno de posibilidades de todo tipo, algo quede grabado a fuego: a Dios se puede volver siempre. Así como espero que todos conozcan la universidad de tal modo que sepan llegar a cualquier punto de ella, que conozcan de Cristo por lo menos eso, su amor incondicional. Lo demás viene por añadidura.

Creo que ese es el RC que hay en mi y aquí. Gracias chicos y equipo del CM por hacerlo tan conmovedoramente posible #experienciaCM #familiaRC #consaufv


sábado, 1 de octubre de 2016

Corazón dominguero. TO XXVII

CORAZON DOMINGUERO
XXVII Tiempo ordinario
Por: Paulina Nuñez
Lucas 17, 5 - 10

La dinámica del amor, del amor verdadero, se apoya en cosas pequeñas y todos lo hemos experimentado. Esa mirada que causa microinfartos entre una pareja que empieza a enamorarse, aquel gesto de disponibilidad o lealtad que te hace ver que podrás contar con un amigo de verdad, el ser tan pequeñito que es necesario verle con ultrasonidos pero llega a revolucionar casas y corazones cuando Dios bendice a un familia con una nueva vida.

La fuerza de lo pequeño.

Ese poder atómico (en tamaño de la causa y en alcance de sus consecuencias) nos es a la vez de lo más conocido y de lo más sorprendente y, ojo, hasta repulsivo cuando nos despistamos y nos centramos en nosotros mismos y no en el amado y en ese proyecto común.

De eso nos habla la primera parte del evangelio de este domingo: "Si tuvieras fe como un granito de mostaza..." y por lo general la reacción de nuestro corazón se va por lo derroteros del auto-bastonazo "es que es el colmo, mi fe es tan pobre, tan poca cosa... #YoMuyMal" Y quizás haya un amor sincero en ese desazón y es lícito y muy bueno querer crecer en la fe, pero nos despistamos de otra cosa igualmente cierta y tan reconfortante... Dios no nos pide una fe tamaño montaña sino tamaño semilla de mostaza.

¿Estás leyendo esto? será porque eres muy paciente con mis pobres reflexiones y porque crees que quizás algo pueden ayudarte para vivir mejor la misa mañana (la fe necesaria para hacer todo esto no es poca cosa...) Quizás ya estás moviendo montañas y no te has dado cuenta, voltea atrás y dime si no has superado con la gracia de Dios situaciones que te parecían insufribles... quizás esa montaña la moviste piedra a piedra, pero se ha movido.

Dios no nos pide mover las montañas a velocidades olímpicas, el proceso de búsqueda, de espera conforma el combate de la fe y nos hace crecer en esperanza y sin duda en amor.

Así que en esta misa dominical a agradecer esa pequeña semilla de mostaza, que en otro pasaje nos dice que se parece el Reino de los cielos en que crece para dar acogida a muchas aves..., lleva esa pequeña semilla al altar con ternura y gratitud sabiendo que no necesitas más, que tu Padre Dios proveerá.

martes, 19 de julio de 2016

Camino a #Krakow2016 Día 1 Misas en Praga

Más tarde, ya en Praga, entramos en una iglesia preciosa para asistir a misa... En checo. No se entiende nada. Nadita. Y eso da origen a otro tipo de fervor, atención extra para seguir las respuestas mentalmente, más fe de lo que de por sí ya implica. Una misa solemne en que no entendimos nada pero de la que pudimos participar. Poco más tarde pudimos tener misa con algunos de nuestro grupo, ahora en castellano pero en una sencillísima sala del hotel con permiso extraordinario del párroco por razones de la peregrinación. En esta segunda entendí todo, podía seguir con naturalidad y era conmovedor en su extrema austeridad.

Y nuevamente pensar en que lo mismo puede pasar en la vida espiritual. Como en la misa en checo, cuando sabemos qué es lo que Dios busca, es decir, nuestra felicidad verdadera, el no entender las formas no nos impide poder secundar ese trato amoroso aún en situaciones duras. Por el contrario, en otros momentos Dios nos hablará con suma sencillez y sabremos que ahí también es Él...
Conocer su Voz hasta tal punto que le reconozcamos y le comprendamos aún cuando sea difícil de entender, sabiendo lo que ama.

Camino a #Krakow2016 Día 1

Sin pretender la claridad que ni bien dormida suelo tener, dejo aquí dos sencillas ideas al hilo de lo visto hoy. En el vuelo Madrid - Múnich sobre volamos los Alpes y volví a ver sus nieves eternas. Una maravilla. Y los ríos que se forman con el deshielo forman ríos preciosos, en sus orillas, durante siglos, han dado origen a pueblos, han sido y son razón de mucho de la belleza y destino de la zona. Todo eso nace del frío, del aparentemente estéril hielo.
Y me hacía la siguiente reflexión, cuántas veces en distintas facetas de nuestra vida hay frialdad, de esa que no hemos buscado y duele. Si es causada por nosotros, no hablar, hay que salir de ahí... Pero ¿y si ha sido permitida por Dios? De ese frío y de ese hielo Él sacará agua, ríos, vida, belleza y prosperidad para muchos.

domingo, 26 de junio de 2016

Mexicanísima hija de la Madre Patria #26J

Hace un tiempo, demasiado cercano - 20D por decir algo... - un sacerdote amigo decía que no era de derecha ni de izquierda, sino de arriba. Me sumo a eso, de centro arriba.
Pero es imposible no tener para hoy expectativas, opiniones y temores nada infundados y compartidos con muchos.
Rezo por el inmenso reto que también en lo pastoral tenemos de frente. Gane el que gane, es evidente que estamos en una situación insostenible por muchos lados: una inaceptable corrupción que se combate mucho con el "Tú más", una crisis social que se puede evadir o manipular según el color, incluso aún posturas históricas lo suficientemente antiguas como para sentirse vencedores y vencidos y no lo suficientemente antiguas como para buscar los valores que hicieron posible Europa y el "non plus ultra".
Retomo, gane quien gane - o pierda quien pierda... - este precioso país seguirá necesitando de unos y otros. Ninguna de la opciones las tiene todas a favor, así que humildad si ganas... Y ninguna opción tiene todos los poderes en mano (aunque el temor viene de que sí, sí podrían hacer mucho daño...) si pierdes suma fuerzas en lo bueno que logres ver en el otro, por poco que sea, y nos tocará ser el cambio que queremos ver.
Rezo, espero y me vuelvo al Señor de la Vida y de la Historia, al que este brete ni le supera ni se le escapa, en cualquier contexto busquemos la misión que Él nos da.

viernes, 24 de junio de 2016

The Monkey Today o las mil lecturas inconclusas del Brexit


Tengo la conciencia de estar viviendo un día histórico y para muchos algo histérico. Y no sin razón.
El Reino Unido "decide" (sumar aquí todas las comillas del mundo...) no seguir en la Unión Europea, que no sé yo entonces que tanto tenía de unión y de europea... Pues de seguir siendo, aún imperfectamente, lo que buscaba ser en su inicio eso no se hubiese acabado, nadie que busque el bien daría la espalda a esos ideales que no estaría de más refrescar, Robert Schuman y amigos...
Y llevamos un día de preguntarnos qués, cómos, cuándos y porqués... Preguntas sobre los españoles allá y los ingleses acá y tantas más en la de posibles escenarios que se abren ahora.
¿Y Gibraltar y sus monos? Como ellos vemos aunque muchos no quieran ni ver, opinamos aunque no se si justamente nos trajo a este punto opinar de manera no muy sensata..., y escuchamos un murmullo internacional con pronósticos que quisiéramos no oír.
Y ante esto, Cristo Rey. SEÑOR de la Vida y de la Historia. Eso. Poco más tengo para concluir ¿? estas deshilachadas ideas, pero a Él le miro en silencio y con confianza, atenta, muy atenta a Su Corazón y Sus Manos. Será aún más preciso imitarle con mucha atención en estas nuevas encrucijadas.

sábado, 4 de junio de 2016

Gracias por ser un Dios que ama dar Vida

CORAZÓN DOMINGUERO
Domingo X del Tiempo ordinario | Por: Paulina Nuñez

Vaya semana... ¿qué llevar a la misa del domingo? ¿cómo llevar un corazón "muy dominguero" para ver a Nuestro Señor? Tantas cosas en la vida de cada uno, alegrías y penas para presentar a Jesús en el ofertorio, y en la vida de la Iglesia ¡día del Sagrado Corazón de Jesús y luego del Inmaculado Corazón de María!, y en lo específico del Regnum Christi, de la #familiaRC, el fallecimiento del P. Alfredo Torres, LC., la conclusión de la Convención internacional de los #seglaresRC en Roma y la conclusión del 75 aniversario de la fundación del Regnum Christi.

Creo que no soy la única que tiene la mente y el corazón rebosante de ideas, sentimientos, anhelos, recuerdos, súplicas..y un largo etcétera. Ve con todo eso ante Cristo como con quien se ha encontrado algo de otra persona, de una persona muy querida y quiere ir a devolvérselo.

En la primera lectura y en el Evangelio vemos actuar a un Dios que se deja conmover por el dolor ajeno, quizás el dolor más grande del mundo, la muerte de un hijo, la muerte de quien ha de estar rebosante de vida. Dios en el Antiguo Testamento escucha el grito de su profeta, Dios en el Nuevo Testamento se adelanta, no es necesario que la madre se queje ni que un profeta interceda... Cristo encarnado ve ese dolor y quiere ponerle solución ¡DAR VIDA!

Vivo está el corazón cuando late, el amor es el latido del Sagrado Corazón, cada latido es una obra de misericordia, de amor a nosotros, a lo que nos es más amado y no queremos ver sin vida.

¡Gracias, Jesús, por ser un Dios de Vida! Un Dios de nuevas oportunidades, un Dios que de modo misterioso, pero sin duda siempre fiel, respondes a nuestra oración dando vida... y vida en  abundancia.

Y así has actuado con nosotros, tu Sagrado Corazón ha visto con misericordia a esta familia carismática que tanto te quiere querer y hacer que más y más experimenten tu amor, y nos has mirado con amor, a la vez madres doloridas e hijos muertos, y has querido que tu Corazón siga latiendo en nosotros, que estos 75 años, con la entrega de tantas buenas personas, sean un latido más de amor, y escuchamos de tu voz "¡a ti te lo digo ¡levántate!"

Si quieres saber más sobre la convención internacional, puedes visitar el siguiente enlace: http://www.regnumchristi.org/convencion/es/

domingo, 28 de febrero de 2016

Nos estamos equivocando con esto de la misericordia

Sí, he vuelto a leer Misericordiae Vultus y nos estamos equivocando con esto de la misericordia. Y este error nos puede pasar cara factura...

Y es que no cabe duda de que el tema es precioso, preciso y preciado. Ahí no hay error ni posibilidad de error, la verdadera misericordia jamás será un error. De ahí mi sorpresa al retomar la Bula del Papa Francisco para este Año de la Misericordia. Ver cómo meta y fin los felices y amables -y hasta necesarios- sucedáneos como son los programas de voluntariado, la amabilidad, los gestos para mejorar la comunicación... más temprano que tarde, si somos cruelmente sinceros con nosotros mismos, nos sorprenderemos de modo nada grato impartiendo nuestra luz desde el Olimpo de los impecables... Cosa nada relacionada con la misericordia real de la que tan bien se habla en la bula.

¿De alguna manera no esperamos de la misericordia un cierto y sano "estar mejor" aquí y ahora? Nada de malo en esto y de hecho muchas veces así sucede; pero sí es un poco arriesgado por ser insuficiente, por corresponder a otro plano de realidad: el plano real y justo de la misericordia siempre estará anclado de inicio y fin, como si de un arcoiris se tratara, en el corazón de Dios. Seamos concientes o no, eso es así. Cuando un ateo da de comer al hambriento está conectado con Dios, al margen de su increencia. 

La misericordia, todo acto de verdadero amor lo es, trasciende al tiempo y al espacio y no tiene su total alcance ante nuestros ojos. Nunca. Genera o suscita una onda expansiva que conquista varios planos, alcanza incontables corazones, rebota en insospechados tiempos, formas y rincones.

Por misericordia buscamos la unidad entre todos: que aquellos que van como unos locos paren un poco y vuelvan al punto correcto, sip, ese donde estamos nosotros precisamente, y que aquellos lentos o temerosos se pongan ya en marcha y nos den alcance, así, cuando todos estén ahí donde me encuentro yo, ya estaremos juntos y podremos celebrar nuestra unidad y (inserte aquí el cuento de la lechera que más gusto de al consumidor). Con siete años leí en una revista que todo aquel que conduce más rápido que nosotros es, sin duda, un cafre, todo aquel que va más despacio es un lento... Creo que se entiende este dinamismo de ser el justo punto de lo bueno, bello y verdadero a nadie le ha llevado al dinamismo de libertad que da la misericordia. 

La misericorida tiene entre sus esenciales elementos la omnipotencia divina, la miseria humana (personal y social), el realismo...y no, no la perfección, mira tú por dónde. Y a veces nuestros actos de misericordia quieren erradicar las miserias, y esto es imposible, hacen falta mil matices para no caer en simplicaciones reductivistas, y por lo tanto, falseadoras de la realidad.  

Claro que al dar de comer, de beber, dar vestido y techo al necesitado quisiéramos que estas personas no tuvieran que volver a pasar necesidad, habla de que tenemos un corazón bueno y grande el que no podamos desentendernos y nos duela la injusticia. La realidad social está llena de injusticias, y eso es muy triste, tiene varias causas y muchas de ellas más o menos podrían tener una pronta solución. Pero no podemos olvidar que en la verdadera raíz está el pecado original, y aunque hay mucho de pecado personal de unos cuantos, también está sostenido en estructuras pecaminosas que podemos estar fomentando sin querer, por ejemplo, prestándonos a un estilo de sociedad hedonista que acrecienta las brechas entre unos y otros, hasta que los más otros de los otros llegan a pasar hambre hasta la muerte. No erradicaremos la miseria, no en está vida, y aún así nuestro esfuerzo continuo tiene sentido pero es parcial. Y resuena "siervos inútiles, solo hicimos lo que teníamos que hacer" y a veces, ni eso.

Hace unos meses fui con un grupo de universitarios a repartir desayunos a gente sin hogar, como no pudimos salir más temprano nos costó encontrar gente en los portales de los barrios más cercanos, y tuvimos que salir en su búsqueda (actitud, que por otro lado, se ha de tener siempre), haciendo corto un cuento largo, solo nos encontramos con grupillos de vendedores de droga, lo que se suele llamar "camellos", que no suscitan simpatía en ninguno, que no tienen una necesidad tan urgente e imperiosa como ese niño o anciano que íbamos buscando. Yo iba más atenta a ver la seguridad global de la situación, buscando a la patrulla más cercana por si acaso, midiendo las distancias entre "esos" y mis chicos... Una de las chicas se me acerca y me dice, jarra de café con leche en mano, "Ellos hacen daño a mucha gente, no merecen que les demos un desayuno caliente". No pude estar más de acuerdo. En seguida concluye, "pero sin duda tienen frío y algo de hambre. Yo tampoco merezco lo que tengo y ya ves". Me dejó de piedra, y le seguí mientras saludaba y les ofrecía lo que podíamos dar y no traíamos para unos como ellos. O eso creíamos. La misericordia no hay que merecerla, basta con necesitarla.

Por eso, cuidado, no nos equivoquemos con la misericordia. La misericordia es el germen de la revolución social más profunda, la del amarse los unos a los otros.

sábado, 23 de enero de 2016

Entre la sonrisa boba y la lágrima feliz, y un niño con un balón rojo.

Me he quedado entre la sonrisa boba y la lágrima feliz, acercándome con cadencia a ambos puntos una y otra vez.

Por Dios, que humanos somos, cuánto me ha sorprendido esta dimensión tribal, ritual que está tan dentro de nosotros, sobrenatural hasta lo sublime y de ahí que sea natural hasta decir basta. Y me refiero a algo tan bonito y sencillo como lo es un bautizo vivido en un grupo familiar.

Santi y Gemma han llevado al Macarena a la Iglesia, en todo el sentido de la palabra. Y mil "polaroids mentales" se me agolpan, escribo sonriendo y como queriendo colgarlas en cierto orden en un hilo para verlas mejor, para aprehenderlas mejor y que dejen en mi lo que han de dejar. No lo voy a lograr, pero no puedo dejar de intentarlo.

Ver a los asistentes, conocidos y muy queridos en su inmensa mayoría, ver a los pocos que no conozco, notar que les veo con un prejuicio afectivo positivo (si está ahí es que le quieren aquellos a quienes yo quiero, ergo, les pre-quiero). Macarena es preciosa, una muñequita mínima que dicen por ahí que llora mucho, pero que se ha portado como una campeona en su primer momentazo sacramental. Los padres están radiantes y unidos, entran en procesión y al verles acercase al altar pienso en su boda, lo que las fotos me contaron de ella, y es que casi todos los recordamos solteros, luego novios, recién casados y ahora ya son una familia... Vaya felices acercamientos al altar.

Lecturas preciosas con lectores significativos, oraciones cuidadas y respondidas por gente cuyo fervor está más en saberse muy necesitados de esas maravillas que se prometen para la vida cristiana de Macarena, para la fe de la comunidad que le acoge, etc., más por suplicar eso que por ser una asamblea precisamente disciplinada. Me siento identificada.

Veo familias que van por delante en edad, en años de matrimonio. Por otro lado las parejas que están en andanzas similares, y las amigas y amigos que se acercan a las grandes decisiones. Es evidente una urdimbre de todos los temas que hacen la vida bella, buena y verdadera. Pensar en uno me lleva con gratitud a pensar en los otros, esos me remiten a otros tantos... y, Madre mía, cuánto quiero a esta gente. Banco por banco de la iglesia, cuánto que promete seguir creciendo.

Hay por ahí un niño con un balón rojo, y cada vez que le veo haciendo esfuerzo por no chutar ahí mismo (diré en su defensa que salió airoso de tremenda tentación) más me alegraba y más se me imponía interiormente la belleza de esas familias de fe en la vida ordinaria, de fe de todas las tallas, de fe en pantalón corto, de fe de grandes filósofos, de fe que se va de cañas, de fe que no teme salpicarse de vida preciosamente real, como los balones rojos.

Gestos de los sacerdotes que tranquilizan al acólito que tiene algún percance en medio de mil aciertos, todo es parte del rito. Eso también nos hace sonreír y nos solidarizamos con el mal trago del chiquillo y queremos decirle que no ha pasado nada, y desde nuestro sitio agradecemos que los del altar se lo hagan notar así. Es una comunidad.

Por algo el nombre, nombre que es misión. Gracias Macarena por regalarme tremendo día, hoy tu vida está mucho más cerca del cielo y la mía también un poco más, ya crecerás y platicaremos de este día.

Bienvenida a la familia.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Sístole y diástole

El corazón necesita de dos movimientos básicos para llenarse de sangre e irrigar el cuerpo entero: sístole y diástole. Juntos hacen el pum pum del latido, digamos prosaicamente que se contrae y dilata.

¿Y el corazón metafórico? Creo que vive por medio del asombro agradecido (sístole) y la adoración total (diástole). Llena el interior de sangre (fuerza, energía, razones y motivos) y los irriga al cuerpo entero (al día a día,  a cada etapa de la vida). Leía que adorar es dar el alma por entero a algo de lo que esperamos Vida. No en vano decía Dostoyevski que quien no se hinca ante Jesús, terminará hincándose ante cualquier cosa. Tenemos un corazón que anhela admirar y adorar, y que sino lo hace se muere (se infarta).

He visto y veo con asombro agradecido la belleza natural de la naturaleza y de la fraternidad, adoro con pasión y totalidad a un Dios al que ni puedo acostumbrarme. Un amanecer grandioso y los hermanos de mi mamá apoyándola en su primera quimioterapia.

jueves, 24 de diciembre de 2015

La Navidad del mediocre

Muchos buenos videos y cantidad de sabias citas llenan nuestro whatsapp. Y tú y yo nos sentimos y sabemos mediocres, no preparados, llegando tarde, torpes y despistados. 

Agradezco, aunque me disculpo, esta mediocridad, esta inferioridad. Porque me hace innegable mi verdad, y porque brota una casi dolorosa insatisfacción que en su dirección más pura nos orienta hacia nuestros más profundos anhelos, deja en apabullante evidencia nuestra vulnerabilidad, tocamos ese vital deseo de dar y recibir, o morir infelices. 

Eso mismo nos hace más afines con la identidad de los originarios personajes del Belén (yo, al único que veo un poco ufano, vamos, que va de sobrado, es a Papá Noel en su versión Coca-Cola), desde María hasta el último de los pastores, todos sabían que las cosas podían haber estado bastante mejor preparadas. 

Y también nos hace más litúrgicos, ¡nos ha pillado la noche del 24 con la mente y el corazón en otras cosas! Necesitas como nadie alargar más esta fiesta, por lo menos cada día hasta Reyes (o hasta el infinito y más allá...).

Celebramos que el Verbo se ha hecho carne; verbos, no sustantivos (guiño no deliberado a Ricardo Arjona), no adjetivos calificativos (mueca a nuestra vanidad y codazo simpaticón a Tomás de Kempis "no eres más porque te alaben, ni menos porque te vituperen..."). Verbos entonces, ¿qué verbo quiere conjugar Dios en tu vida?

Que el Verbo se haga carne y habite entre nosotros. Mediocres. Necesitados de redención, publico inmejorable para un Redentor Misericordioso.

Así que, queridos árboles mal decorados, luces medio fundidas, esferas rotas, piezas despostilladas del Belén, pavos quemados y champaña de la barata. A cada uno, esta es tu fiesta, la fiesta de los no preparadas a los que les ha llegado un Salvador, el Mesías, el Señor.


lunes, 2 de noviembre de 2015

Hacerse pato en la santidad

Tras mis poco más de tres años en España, dos en Madrid y casi uno en el bus 657, puedo iniciar un diccionario mexicano-español ibérico. Valga esta instrucción para justificar el título que tiene más sentido desde una óptica global. En México al hecho de obviar algo, de "hacerse el loco" se le dice "hacerse el pato", lo que es España es "hacerse el sueco", dejando en una situación confusa para mí la de los patos de Suecia, serán el colmo de la negligencia. 

Vamos a ello. En una maravillosa homilía que escuché en la Basílica del Escorial, siendo el día de todos los santos, el sacerdote ponía varios y atinados ejemplos, uno era que los patos de corral, al ver pasar a las parvadas de patos silvestres volar cuando emigran, dejan de atender a sus gusanos y vida de casa, y quieren volar, se despierta en ellos algo de "ontología patística", y se graznan convencidos a sí mismos "soy un pato, y volaré para emigrar, como que soy un pato". El vuelo de los otros les recuerda su ser más natural y verdadero. 

Pues bien, algo así nos pasa a nosotros con la santidad. Cuando vemos casos o destellos de verdadera santidad algo dentro se reconoce y quiere más. 

Nada más natural, entonces, que la cercanía de lo sobrenatural. 
 

domingo, 13 de septiembre de 2015

Incómoda vigilia de oración #RefugiadosConDerechos

El sábado por la noche estuve en una incomodísima situación. Mons. Carlos Osoro, junto con algunas entidades de ayuda social de la iglesia, convocó a una vigilia de oración por los refugiados e inmigrantes, la no pequeña capilla del seminario conciliar de San Dámaso resultó claramente insuficiente... Y eso no fue lo incómodo. 

Lo incómodo fue la claridad evangélica del mensaje ante un tema que lleva años entrando más y más en mi mente, en mi corazón, colándose en mis inquietudes del día a día, mientras yo me voy haciendo cargo de la urgencia de la situación han muerto miles de personas, muchos de ellos martirizados por su fe. Por mi fe. 

El tema no llegó a la orilla con el cuerpo de Aylan, el tema vive desde hace años en esta Europa en la que yo también soy inmigrante. El tema es complejo, incómodo, porque las amenazas ni son pocas ni son lejanas. Más incómodas las réplicas que nacen del Evangelio, "al que te pida el manto..." "La otra mejilla..." "Bienaventurados..." "Yo estaré con vosotros..." "No os inquietéis pensando..." "conmigo lo hicisteis..." Ciento por uno en esta vida, con persecuciones..." "el discípulo no puede ser más que su maestro..." Y así tantas más verdades como templos que ese Jesús, que fue un niño que emigró con sus padres... Familia de refugiados en Oriente Medio..., me dice y ha pagado y firmado con su sangre. La sangre es incómoda. 

Y no quisiera ser simplista, aunque se que lo estoy siendo y mucho, la fe de ese otro que ataca y mata no está en mi el cambiarla. Pero la fe mía, la fe nuestra sí está a mi alcance, y si la tomamos sin glosa, en su belleza e incomodidad originaria es innegablemente una fe de vida, de valentía y de donación.

Miro incomoda a María y me dice "haced lo que Él os diga", miro a Cristo y me dice "ve y haz tú lo mismo". Y no puedo obviar ese recuerdo de la carta de San Pablo "nada nos separará del amor de Dios, ni la persecución, ni la espada, ni muerte ni vida...".

Muy incómodo, como incomoda es la cruz, ojalá nunca me acomode.


jueves, 26 de marzo de 2015

Feliz año más que nuevo

Ayer fue día de la Anunciación, uno de mis días favoritos por varias razones. Entre otras ideas Emoticono wink porque es como un "año nuevo", es un genial momento para volver a empezar la relación con Cristo, ¡faltan nueve meses para Navidad! Para que ese Jesús pequeñitito vaya creciendo, ¿has perdido un poco el trato con Jesús o sientes que ya no sabes como hablarle? Retomar o iniciar. Una vida que quiere volver a crecer dentro de cada uno. 

Feliz año más que nuevo.