miércoles, 30 de diciembre de 2015

Sístole y diástole

El corazón necesita de dos movimientos básicos para llenarse de sangre e irrigar el cuerpo entero: sístole y diástole. Juntos hacen el pum pum del latido, digamos prosaicamente que se contrae y dilata.

¿Y el corazón metafórico? Creo que vive por medio del asombro agradecido (sístole) y la adoración total (diástole). Llena el interior de sangre (fuerza, energía, razones y motivos) y los irriga al cuerpo entero (al día a día,  a cada etapa de la vida). Leía que adorar es dar el alma por entero a algo de lo que esperamos Vida. No en vano decía Dostoyevski que quien no se hinca ante Jesús, terminará hincándose ante cualquier cosa. Tenemos un corazón que anhela admirar y adorar, y que sino lo hace se muere (se infarta).

He visto y veo con asombro agradecido la belleza natural de la naturaleza y de la fraternidad, adoro con pasión y totalidad a un Dios al que ni puedo acostumbrarme. Un amanecer grandioso y los hermanos de mi mamá apoyándola en su primera quimioterapia.

2 comentarios:

Melissa Carrera dijo...

Me encantan tus reflexiones, pero mas me gusta ver el positivismo y serenidad que refleja la foto. Ignoro la razón de la quimio, aunque no hay mucho que razonar, pero espero que Dios que es grande y eterno, esté con tía Tere y con todos ustedes en este proceso, dándoles fortaleza y ánimo. Los quiero!

Paulina Nuñez dijo...

Gracias Mel! Pues eso, cáncer. Pero un día a la vez, y con Dios que ama más y mejor.