sábado, 4 de junio de 2016

Gracias por ser un Dios que ama dar Vida

CORAZÓN DOMINGUERO
Domingo X del Tiempo ordinario | Por: Paulina Nuñez

Vaya semana... ¿qué llevar a la misa del domingo? ¿cómo llevar un corazón "muy dominguero" para ver a Nuestro Señor? Tantas cosas en la vida de cada uno, alegrías y penas para presentar a Jesús en el ofertorio, y en la vida de la Iglesia ¡día del Sagrado Corazón de Jesús y luego del Inmaculado Corazón de María!, y en lo específico del Regnum Christi, de la #familiaRC, el fallecimiento del P. Alfredo Torres, LC., la conclusión de la Convención internacional de los #seglaresRC en Roma y la conclusión del 75 aniversario de la fundación del Regnum Christi.

Creo que no soy la única que tiene la mente y el corazón rebosante de ideas, sentimientos, anhelos, recuerdos, súplicas..y un largo etcétera. Ve con todo eso ante Cristo como con quien se ha encontrado algo de otra persona, de una persona muy querida y quiere ir a devolvérselo.

En la primera lectura y en el Evangelio vemos actuar a un Dios que se deja conmover por el dolor ajeno, quizás el dolor más grande del mundo, la muerte de un hijo, la muerte de quien ha de estar rebosante de vida. Dios en el Antiguo Testamento escucha el grito de su profeta, Dios en el Nuevo Testamento se adelanta, no es necesario que la madre se queje ni que un profeta interceda... Cristo encarnado ve ese dolor y quiere ponerle solución ¡DAR VIDA!

Vivo está el corazón cuando late, el amor es el latido del Sagrado Corazón, cada latido es una obra de misericordia, de amor a nosotros, a lo que nos es más amado y no queremos ver sin vida.

¡Gracias, Jesús, por ser un Dios de Vida! Un Dios de nuevas oportunidades, un Dios que de modo misterioso, pero sin duda siempre fiel, respondes a nuestra oración dando vida... y vida en  abundancia.

Y así has actuado con nosotros, tu Sagrado Corazón ha visto con misericordia a esta familia carismática que tanto te quiere querer y hacer que más y más experimenten tu amor, y nos has mirado con amor, a la vez madres doloridas e hijos muertos, y has querido que tu Corazón siga latiendo en nosotros, que estos 75 años, con la entrega de tantas buenas personas, sean un latido más de amor, y escuchamos de tu voz "¡a ti te lo digo ¡levántate!"

Si quieres saber más sobre la convención internacional, puedes visitar el siguiente enlace: http://www.regnumchristi.org/convencion/es/