domingo, 26 de junio de 2016

Mexicanísima hija de la Madre Patria #26J

Hace un tiempo, demasiado cercano - 20D por decir algo... - un sacerdote amigo decía que no era de derecha ni de izquierda, sino de arriba. Me sumo a eso, de centro arriba.
Pero es imposible no tener para hoy expectativas, opiniones y temores nada infundados y compartidos con muchos.
Rezo por el inmenso reto que también en lo pastoral tenemos de frente. Gane el que gane, es evidente que estamos en una situación insostenible por muchos lados: una inaceptable corrupción que se combate mucho con el "Tú más", una crisis social que se puede evadir o manipular según el color, incluso aún posturas históricas lo suficientemente antiguas como para sentirse vencedores y vencidos y no lo suficientemente antiguas como para buscar los valores que hicieron posible Europa y el "non plus ultra".
Retomo, gane quien gane - o pierda quien pierda... - este precioso país seguirá necesitando de unos y otros. Ninguna de la opciones las tiene todas a favor, así que humildad si ganas... Y ninguna opción tiene todos los poderes en mano (aunque el temor viene de que sí, sí podrían hacer mucho daño...) si pierdes suma fuerzas en lo bueno que logres ver en el otro, por poco que sea, y nos tocará ser el cambio que queremos ver.
Rezo, espero y me vuelvo al Señor de la Vida y de la Historia, al que este brete ni le supera ni se le escapa, en cualquier contexto busquemos la misión que Él nos da.