sábado, 7 de noviembre de 2020

El realismo, venga Tu Reino aquí y ahora

Dos maneras de entender el híper de la realismo que me encantan porque me interpelan profundamente, más allá de las técnicas de #Caravaggio y #RichardEstes el hecho híper real de que Cristo entra no solo en la Historia al encarnarse, sino en cada vida, particular, única, irrepetible... y que si aún no lo has experimentado así, ánimo, que viene lo más interesante. A la vez que en el otro cuadro, lo real, lo cotidiano con todo lo que esto nos refleja, es también la irrupción de Cristo en mi vida, es Su Reino aquí y ahora.

Ambos los tengo al lado de donde tengo anotados mis pendientes... El realismo de Dios entrando en mi vida, día a día, hora tras hora #VengaTuReino

miércoles, 11 de marzo de 2020

Evangelización creativa 🙌🧼 🚫 👑🦠

Me niego a la sensación de "perdida de tiempo" con este forzoso cambio de ritmo atinado y prudente por el #coronavirus...
¡Puede ser tan bueno bien utilizado!

1. Vivirlo bien... 🙌🧼 Seamos conscientes o no, todos tenemos cerca a población en riesgo. El primer gesto real de generosidad será seguir con seriedad las medidas sanitarias.
Lejos de las psicosis, para mucha gente esto puede ser muy delicado, nada, NADA, nos cuesta hacer un esfuerzo serio estos días.

2. Tener un plan y aprovechar el tiempo. Ojo, no son vacaciones sino un cambio de rutina. Creo que sí podremos ir todos con menos prisa... Pero aún ahí establecer nuevas rutinas.
El ocio no es pérdida de tiempo.
Perder el tiempo es llegar al final del día sin saber en qué se te ha pasado.
Descansar también es un plan, o lee, estudia, ordena...

3. Intenta ayudar. Piensa en la gente que te rodea... ¿Ayudar a hacer la compra a gente mayor o con niños pequeños? ¿Un amigo de fuera o extranjero que pueda estar más nervioso aunque no lo diga? ¿Gente que ha tenido que cancelar planes que le hacían mucha ilusión? Empatía y atención al Espíritu Santo

4. Ser propositivos. Seguramente la mayoría no tenemos ocasiones así frecuentemente de cambiar de ritmo. VALORALO, si vas flojito de estudios, ahora es cuando darlo a tope, si eres de los que dices que no tienes tiempo de leer o hacer llamadas con más calma... Mira tus nuevas oportunidades. Seamos creativos, habrá muchas maneras de aprovechar esta novedad...

5. ¿Qué significa vivir esto cristianamente? Sin duda, rezar, pero seguro que mucho más... Crecer en paciencia, en salir al paso de los otros. A ver... Os leo...


miércoles, 26 de febrero de 2020

La ceniza nos recuerda que se viene el “Día mundial de la libertad”

Imaginemos que, por algo, se borra todo lo que sabes de la fe, todas las clases de religión, todas las costumbres aprendidas en casa y en el cole… todo, ¿has visto la peli de Yesterday? Esa en la que nadie recuerda que han existido los Beatles, nadie salvo el prota, que se ve en el “imperativo categórico” de que esa pasada de canciones se conozcan… Pues algo así, a todos se les vacía todo recuerdo de la religión… menos a ti.
¿Por dónde empezarías? ¿Qué experiencias y contenidos priorizarías? ¡Dos mil años de cristianismo con todo lo que eso ha traído al mundo! Revolución de amor, piénsalo… antes de Cristo no se hablaba de amar al enemigo, de dar más allá de lo obligatorio, de ser todos iguales… tanto que es imposible delimitar lo que ha traído al mundo… Pues eso, nada, nadita… hemos sido salvados pero nadie lo sabe, nadie lo recuerda… Te toca a ti contarlo.
Yo creo que empezaría por la Pasión, muerte y Resurrección, vamos, que les pondría a todos, por ejemplo, el Vía Crucis de Hakuna… y les vería flipar. La gracia que suplicaría para cada uno es que experimentaran que eso fue real, que pasó por ellos, por mí, por cada uno… el mayor gesto de amor no es sólo haber dado la vida, de esa manera, y siendo inocente ¡SINO QUE ADEMÁS LUEGO VUELVE! ¡Y SE QUEDA PARA SIEEEEEMPRE CON NOSOTROS! Con los mismos que el Viernes Santo le llevamos a la cruz… De eso les hablaría, de la libertad que nos ha traído… y desde ahí, como si de una bomba atómica se tratara ya les iría contando todo lo demás…, viendo como se crean esas ondas expansivas, pero de vida en este caso. Desde la Resurrección llegaríamos a ¿pero cómo creció? ¿Cómo nació? ¿Quiénes fueron sus padres? ¿Cómo dice Él que hemos de vivir ahora que sabes que nos ama así? Desde ahí buscaría compartirlo todo, todito lo maravilloso que vivo en esta fe día a día.   
¡Eso estamos por empezar hoy! El Domingo de Resurrección es la fiesta más grande del cristianismo aunque los grandes almacenes no nos lo recuerden tanto… lo es tanto que la preparación previa es de 40 días, la Cuaresma, y la fiesta en sí dura ¡50 días!, la Pascua. No hay festival que compita con esto, ojito. Así que la preparación ha de girar en torno a ¿cómo aceptaría más y mejor el regalo de una verdadera libertad? Cuando ya no seamos esclavos de nuestros temores, de nuestras heridas y errores, de las mentiras que nos hemos creído, ¡libres y amados!. 
No es la privación en sí misma… es lo que esa opción refleja, lo que nos permite alcanzar, soltar lo pequeño para poder abrazarnos a lo más grande… Con esa música de fondo, déjate sorprender en estos 40 días de camino, “cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación”. (Lucas 21, 28)

viernes, 31 de enero de 2020

¿Infancia o inmadurez espiritual?

A veces creo que confundimos la sencillez con la vagancia en la fe… ¿no te parece, a veces, que la fe que tienes se te queda algo pequeña? Porque ¿a que no lees, corres, piensas o te conduces por ahí como cuando tenías siete años? Me atrevo a asegurar que a la mayoría ya no nos va la ropa que usamos en la Primera comunión…

Y así es, vamos creciendo, podemos dar razones más hondas, más ricas y experienciales de nuestros gustos, de nuestras decisiones, pero quizás no de la fe… Los hay que tienen el ser creyentes como la más valiosa de las herencias familiares, sin grandes dudas y sin hondas certezas, “está ahí y está bien”. Para otros es algo que les ha pasado, no saben muy bien cómo explicarlo pero el hecho es que se han encontrado con el Señor… sin mayor idea de “los contenidos de la fe”, y van con ese regalo entre la manos y el corazón buscando que esa llamita no se apague. ¿Se pueden tener ambas cosas? ¿Existe una PAU o un MIR para esto de ser creyentes?

Volvamos al inicio, la sencillez siempre será una de las huellas de Dios, la infancia espiritual es tan bella que es un camino de vida espiritual probado y recomendado por la Iglesia… ¡y que ha dado GRANDES santos! Infancia espiritual que pasa por tener una profunda conciencia de ser hijos amadísimos, y que busca cada vez más responder – que no camelar…- al su Padre, que todo le ha dado. Por otro lado estaría la inmadurez en la fe… ya sea por falta de medios o de ocaciones (no deliberada) o por no haberse puesto con seriedad o generosidad al tema (sí, chaval… tú notas la diferencia…) En cualquier caso, ninguna de estas causas es insuperable… y salir de ambas nos da un horizonte apasionante por delante.

Para dar fundamentos a tu experiencia y experiencias a tu saber, ayudan mucho los grupos parroquiales o realidades dentro de la Iglesia ¡y los hay de tantos tipos! De adoración, de formación, de apostolado, con otros jóvenes, con familias… busca, pregunta, googlea…, estáte atento y prueba, asiste, pregunta, conoce y comparte con otros, que seguro que más ganas tiene Cristo de que le conozcas, y eso sí, ponte listo para responder, que te saldrán pronto oportunidades para ir a ese retiro del que tanto has oído hablar, a ese grupo de jóvenes que son tan majos y cantan tan bien, a esas misiones que llevo años viendo de lejos… Y sin duda, busca compañeros para este nuevo camino de fe, personas con las que puedas integrar elementos de tu vida: tu búsqueda de Dios, tus hobbies, la fiesta… y también personas a quienes puedas pedir consejo en temas más personales. Ten una libreta en donde puedas ir poniendo en claro lo que Cristo te vaya dejando caer, tanto en un momento de oración como en el metro mientras escuchas una canción… verás que son como las migas que nos ayudan a volver a Casa (sí, con mayúsculas), porque para eso hemos sido creados, a Dios se le reconoce mejor cuanto más se le anhele… ¿sabes porqué? Porque sus manos han sido las primeras en tocar nuestro corazón, por eso le echamos en falta aún sin saberlo, y cuando le probamos nos resulta tan profundamente conocido aunque las formas sean nuevas…

Publicado originalmente en: https://www.jovenescatolicos.es/2020/01/29/infancia-o-inmadurez-espiritual/

sábado, 30 de noviembre de 2019

«Hay gente que se engaña creyendo que Dios la quiere»

“Hay gente que se engaña creyendo que Dios la quiere”, escuché esa frase y me quedé helada y revuelta… si hay algo que tengo claro hasta la médula es que Dios nos quiere, nos ama con locura, a todos… así que no pude dejarlo pasar, le pedí a la persona que dijo esa frase que se explicara, y me abrió una puerta enorme.
Me decía que hay gente que se engaña creyendo que Dios la quiere porque no les consta, se los han dicho y de hecho es así, pero no lo han experimentado. Y saber que te quieren, está bien… pero HABER HECHO LA EXPERIENCIA de ser amado…eso es lo que nos cambia la vida, nos endereza los afectos, sana todos los rincones de nuestra historia. Y ahí tuve que darle la razón, muchos saben lo que se debe esperar de parte de Dios… pero de hecho no lo esperan. Muchos creyentes viven con un ateísmo práctico que hace ver a los demás, a los que viven conscientes de que Dios Vive como unos locos, unos flipados… un pelín mentirosos incluso.
Esta semana que va entre Cristo Rey y el inicio del Adviento a mi me llama mucho a revisar si creo lo que creo que creo… como bien dice un querido amigo. El Adviento es el tiempo de la promesa, se nos ha prometido un Rey, un Salvador, el Mesías, el Señor… y ahora nos parece normal que la respuesta a esa promesa hecha a un pueblo oprimido y humillado haya sido respondida con el nacimiento de un bebé, de lo más ordinario en todo, quizás solo destacaría un poco por ser menos esperado que otros niños (no había lugar para ellos en la posada…) Jesús es la promesa cumplida del Padre. Pero fue para muchos un pinchar el globo de sus expectativas. Como tener mucha hambre y recibir, para saciarla, un litro de gel de ducha (conclusión derivada del tocino y la velocidad…) ¡qué duro tiene que haber sido esperar un Salvador y recibir un bebé que no da muestras suficientes de ser distinto en nada de lo que creemos necesitar y que nos dará la libertad!
Pero resulta que sí que algunos vieron que era la respuesta a sus plegarias, a su espera de generación en generación ¿por qué unos sí y otros no?
Creo que cuando el anhelo es muy grande, muy hondo, cuando la respuesta no es grupal o social sino personal, uno es más capaz de reconocer pistas, inicios y brotes de eso que se espera.
Entremos aquí al ajo del todo… ¿no sé que no espero nada o de hecho no sé ni qué espero?, ¿no será que no hemos escuchado aún qué nos promete Dios y por eso lo de “el Señor es siempre fiel a sus promesas” no nos arranca lágrimas sino que nos parece una versión parroquial de Mr Wonderful?
Todas las respuestas a las necesidades de nuestro corazón están en la persona de Cristo. Cristo es la respuesta a todas nuestras preguntas… dale tiempo a esta idea en tu mente y en tu corazón. Mira en tu interior qué suscita esto en ti… qué tiene que ver esto con el tiempo de Adviento, ¿qué tiene que ver al Adviento con tus problemas en casa, con esa amistad que te hace sufrir, con ese amor que has descubierto o que no termina de estar claro, con la tensión de los estudios o la falta de trabajo o de salud? Todos esos aspectos donde sientes que algo te falta… ahí hay una promesa de Dios. Aprender a reconocerla es el inicio de una vida de fe tremendamente concreta, de una conversación cotidiana con Cristo… ¿te lanzas? Puede ser que ese sea el momento propicio.

jueves, 24 de octubre de 2019

Cuando todo cuesta al rezar, ¿sabes mirar el alma de tu alma?


La relación con Dios, es, o debe ser, una verdadera y continua relación personal, y más en concreto ¡una relación de amor! Y como toda relación, puede atravesar varias fases, etapas, ciclos… subidas y bajadas.
Como bien dice una canción que se suele oír en las adoraciones “deja que Dios sea Dios…” Dios… Creador y Señor, padre y amigo, si podemos experimentarle así (tema del que hablaremos más adelante), pero siempre, siempre, creador y Señor de nuestra vida. Para crecer en la vida espiritual, es importante conocer, recordar, profundizar en la naturaleza de esta vida. Y la primera, a la que a veces prestamos poca atención es que la primacía, la prioridad está en Él, que ama más, que es Omnipotente, que es el principal interesado ¡y le miramos poco! ¿No te parece que a veces hablamos mucho de Dios pero poco con Dios? Casi como quien habla del clima, un ¡clima que le interesa mucho! soleado para tomar el sol en la playa, con nieve buena para disfrutar de un finde de esquiada… pero siempre algo externo ¿sueles pensar en la intención y la ILUSIÓN que siente Dios al buscarte? Los hilos que, con amor, Él mueve para que vayas ese retiro, para que cierta persona hiciera tal comentario que tanta luz te dio, para que vieras aquella publicación en Instagram que parece que es precisamente para ti en este preciso momento…  un enamorado que no deja cabos sueltos.
Todo eso sucede porque te busca y te ama, y porque está en el fondo de tu alma, en el alma de tu alma. A ese rincón interior, no llega ni tu pecado ni tu fervor… es como la huella original que nos ha dejado, como un sistema operativo que siempre podrá volvernos a la luz, a la verdad, al bien… a Él.
¿Y qué pasa ahora mismo en esa alma de tu alma? Pues que el Espíritu Santo ahí dentro, habla con el Padre y con el Hijo, de ti, de lo mucho que te quieren, de todo lo bueno que hay en tu interior, de lo que deseas, temes y necesitas, es lo que nos dice San Pablo en la carta a los Romanos capítulo 8, versículos 26 y 27 “Igualmente, el mismo Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos orar como es debido; pero es Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el que sondea los corazones conoce el deseo del Espíritu y sabe que su intercesión en favor de los santos está de acuerdo con la voluntad divina”. 
Así, que cuando sientas que no puedes rezar, que no hay nada dentro de ti que contarle a Dios, con qué alabarlo o darle gloria… presta atención a ese sitio, esa alma de tu alma… y descansa en eso… admírate de esa conversación que tiene dentro de ti ¡y acerca de ti! la Santísima Trinidad… cuando algo bueno, grande, noble de repente sorprende tu alma… puedes estar seguro que sale de ahí, no es Dios desde fuera queriendo entrar en tu corazón, es Dios desde dentro, tocándote en el hombro sabiendo que le quieres dentro, y te recuerda que lleva ya mucho tiempo ahí, feliz.
Publicado originalmente:
https://www.jovenescatolicos.es/2019/10/23/cuando-todo-cuesta-al-rezar-sabes-mirar-el-alma-de-tu-alma/

Libro estupendo aquí: https://www.amazon.com/Eres-alma-Spanish-Patricio-Moore-ebook/dp/B00E3HMRLG

domingo, 11 de agosto de 2019

Nada de apóstoles incansables y otras memorias de África.

Ser "apóstoles incansables" suena muy bien pero además de ser falso, por lo menos para mí, está sobrevalorado. Venimos reventados... Pero mucho más felices que cansados, imaginad nuestro nivel de felicidad 😅Físicamente, como los zapatos y la maleta, pero el corazón lleno, con deseo de más... 

Estoy profundamente agradecida con Dios por esta continua invitación a la misión, a ser esposa Suya y madre de muchas almas, de muchas maneras. 

Este verano de formas más alegres y más duras de las que nunca había imaginado, y eso que tengo mucha imaginación. Veo maravillosas imágenes de viajes, de playas y de piscinas, qué pasada, pero no me cambiaría por nadie, mi vida y mi vocación pasan por la experiencia continua de misión con su carga de desgaste, de contratiempos, de despedidas y de nuevos encuentros, de querer estar en más de dos lugares al mismo tiempo, de estar consciente de no estarlo haciendo todo ni medianamente bien, pero sí sinceramente, amando a cada uno más y mejor de lo que sé expresar. 

Pues eso. Que muy bien y ya en los Madriles. #misionesRC #veranoRC y en el corazón sabiendo que siempre habrá una persona más en mi grupo, aquí los 27+1 Maria Lorite Mendoza #QuePocoEsUnaVidaParaDarla #consaagradecida#familiaRC #EstoTambiénEsLaVidaConsagrada #PorMiEspírituVivireís#consagradasRC50A 


sábado, 6 de julio de 2019

Ayer descubrí qué bonito es Baeza, en verdad es precioso.

Ayer descubrí qué bonito es Baeza, en verdad es precioso. Merece la pena volver muchas veces. Ayer y antes de ayer reconfirmé que conocer a la familia de alguien explica muchas cosas, casi siempre buenas sorpresas. Entiendo un poco más porqué, María, sonreías todo el día, porqué eras así de atenta con todos, así de servicial. Y de dónde esas ganas hondas y crecientes de hacer más por Cristo y dejarse hacer por Él.
Pocas, poquísimas personas me hablaban tanto sobre su inquietud de acercar a sus amigas a Dios, ardor continuo de unir todo lo que era, es, importante para ti.
Ayer también empezó a suceder eso, familia, amigos de siempre, amigos de tu etapa universitaria, amigos de Reino… Todos con un amor común, un dolor común y una esperanza común.
María, para ser el primer disgusto que nos das, te has pasado. Qué ganas tengo de decirte lo mucho que me ha gustado ésta y aquella esquina de Baeza, lo mucho que quiero seguir conociendo a tus padres, a tus hermanos y primos, a tus amigos, pero como bien dice Luis Moreno, claro que te lo puedo seguir diciendo. Gracias por tu confianza, nunca creí merecerla pero estoy consciente de habértelo dicho muchas veces, eso y lo mucho que admiraba la obra de Dios en ti. Qué paz habernos dicho mucho y claramente lo mucho que nos queríamos, que nos queremos. Ya no te voy a atender ni falta que te hace, ahora enséñame tú de las cosas de Dios, que las tendrás bastante más claras que yo, estás en primera fila. Qué ganas de irnos de misiones juntas, ¿verdad? Pues eso haremos juntas desde ahora, te encargo todo eso que Cristo nos pone en el corazón y entre manos. Sé que te voy a recordar toda mi vida y que te reconoceré ahora de otras maneras. Daré mucha lata a tu familia y amigas. Te quiero y te echaré tantísimo de menos, por ahora.

lunes, 20 de mayo de 2019

“Y vio Dios que era bueno…” La esperanza como tendencia, evangelización y redes sociales.

Photo by Kym Ellis on Unsplash
Supongo que cuando se inventó la imprenta hubo quien se llevara las manos a la cabeza con preocupación “¡Será el final de la memoria y de la preciosa labor de los escribanos!” ”¡Peligrosas ideas estarán al alcance de todos!”… Sería muy corto ver ahora semejante avance solo por sus riesgos, ¿no?. Evidentemente cambió la manera en que se asimila, retiene y transmite el conocimiento, pero es evidente que la imprenta ha resultado una mejora inconmensurable.
Por eso, en estas breves líneas quiero volver la mirada a algunas de las razones para la esperanza que nos traen las redes sociales, ¿nos salen a cuenta los riesgos —conocidos, reales y a veces realmente graves— con las ventajas que en ocasiones se presentan como algo meramente práctico? ¿Podemos comparar amenazas de mal moral con ventajas de mero marketing? No. Pero es qué hay más.
La preciosa misión de “ir por todo el mundo y predicar el Evangelio” atraviesa siglos y culturas y logra penetrar todo lo creado. La misma naturaleza de este “sexto continente” tiene todo para permitirnos ser reflexivos a la vez que creativos (los contenidos han de ser breves, esenciales, a la vez que frescos y oportunos). Nos permite superar dos de los escollos con los que todos los que hemos sido agentes pastorales nos hemos topado, la falta de medios y la falta de tiempo, ya que, usadas con cierta pericia, se pueden programar las publicaciones, rastrear contenidos, automatizar acciones… Pero esto y más, que aquí hay tela que cortar para rato, no es lo más importante. Para mi, la fuente inagotable de asombro es la escucha que nos permiten las redes, al que quiere y al que lo busca… ¿Sabías que las búsquedas de Google el 2018 giraron en su gran mayoría en “Cómo hacer mejor…” Según los informes de Google Trends, a nivel mundial las principales consultas han sido para aprender a cantar mejor, bailar mejor, ser mejor persona… ¿Sabías que, casi cada día, en Twitter es tendencia un tema religioso o directamente el Evangelio del día? ¡Existen aplicaciones para buscar misas, para localizar a un confesor disponible y cercano, para preparar una dirección espiritual! Cada vez más jóvenes rezan el Rosario y la liturgia de las horas desde su móvil. Se llenan los grupos de WhatsApp en los se reciben audios con meditaciones para cada día, con propósitos, con verdaderos planes de vida espiritual por pequeñas comunidades.
Photo by Samuel Zeller on Unsplash
Este ya no tan nuevo espacio de encuentro también ha sido permeable, ha acogido la buena semilla y está dando fruto. Desde el inicio de la Escritura vemos que todo aquello en donde Dios puede hacerse presente es bueno. Los primeros destinatarios de la continua novedad del Evangelio en las redes sociales hemos de ser nosotros mismos, revisando continuamente qué buscamos, qué tememos, si caemos en juicios duros… y, sobre todo, saliendo al encuentro de los demás, sabiendo reconocer a Cristo en las búsquedas de los demás, y yendo por ese camino de modo humilde, abiertos y en diálogo con el Señor y con los demás.

Artículo publicado en: https://www.architoledo.org/noticias/dia-internacional-internet-aquello-donde-dios-puede-hacerse-presente-bueno/

sábado, 5 de mayo de 2018

Pregunta a Google

"¿Porqué lloras? ¿qué buscas?" son preguntas potentes, vitales... que plantea/responde de esta manera la Palabra de Dios: Cantar de los cantares 3, 1-4a y Juan 20,11-18. Y así se ven los resultados de los temas más buscados en #Google en #España en el 2017.
Y me pregunto: ¿sabemos qué buscamos y porqué lloramos?
Si ha alguien le ha picado la curiosidad sobre qué pasajes son, aquí una Biblia online: http://www.vatican.va/archive/ESL0506/_INDEX.HTM

Google Trends de España en el 2017

lunes, 16 de enero de 2017

Hoy he visto las espaldas de Dios

¿Recordáis ese pasaje en que Moisés le pide a Dios, como con nostalgia, que venga a él, que se deje ver? Éxodo 33, una preciosidad que merece la pena volver a leer... Dios le dice que nadie puede ver su rostro, pero que, como gesto de cariño, le dejará ver sus espaldas, la gloria de Dios.

Agustín y Ma. Ángeles en la misa del domingo 15 de enero 2017

Pues sin meterme en sesudas exégesis sobre ese rico capítulo (pero con muchas ganas de hacerlo,... lo buscaré), creo que algo así me pasa con cierta frecuencia, veo las espaldas de Dios, por pura misericordiosa respuesta suya a mi constante buscarle. Hoy lo vi en las espaldas de un matrimonio muy querido y muy admirado: Agustín y Ma. Ángeles.

¡Cuánto hemos rezado por ellos! Desde hace años por unas razones, de verano a la fecha por otras. Porque son vidas por las que Dios no deja de pasar y de notarse. Aquí está mucho mejor contado:  Artículo en Alfa & Omega

Y hoy han ido a misa en mi casa, y durante toda la ceremonia yo pasaba de la sonrisa admirada al nudo en la garganta y ese picor en los ojos... son un milagro, la vida lo es, la vida vivida así lo es más, si cabe.

Veía las espaldas de Ma. Ángeles y a ratos, cuando se giraba a hablar con Agustín o a responder a los muchos saludos que recibió, y podía ver uno y otro lado de esa sonrisa que todos le conocemos, vaya espaldas tiene esa mujer fuerte como las de las Escrituras. Y las espaldas de Agustín, espalda que está atravesada por el abrazo de su esposa, espalda de un GRAN hombre de fe, lo recuerde ahora o no, para el amor no hay tiempo, el amor verdadero no deja de existir, el amor está ahí, misteriosamente, tiernamente ahí. Quizás  incubando, y contaguiándo a los que les tenemos cerca, espaldas que mucho han cargado ya y mucho les queda aún. 

Y al fondo un Cristo que no les ha dejado de mirar, un Cristo con la cruz en las espaldas... Son como tres grandes amigos de batallas que hablarán de sus cosas, y a ratos también guardarán silencio, ese que se permite la gente que se quiere.

Dicen que Agustín todavía no se acuerda muy bien de muchas cosas, pero es notorio que se sabe querido y se deja cuidar. Pues ya sabe más que la mayoría de nosotros, que por recordar tantas cosas corremos el riesgo de olvidarnos de las importares.

Jesús, Agustín nos sigue hablando mucho de ti. Sin duda que en sus espaldas y en las de Ma. Ángeles te vi, amoroso, providente, omnipotente y ciertamente misterioso. Te miro muy enamorada.


lunes, 7 de noviembre de 2016

DISCUTIBLE libro a la vista y re-vista "La chica del tren"

Ya lo sé. Voy más que tarde con un post al respecto, pero tantas marquesinas de cine me hacen decir... "va, que no quede". Gracias a Bibliometro del Metro de Madrid  puedo permitirme esa caro hábito de la lectura incierta, arriesgar por esos libros categoría #NoSéYo por los que si ya duele arriesgar horas o días de lectura, más duele sumar a ese tiempo... no pocos euros.

Así fue que lo tomé prestado en este estupendo servicio del Metro de Madrid. El libro es claramente un bestseller y tiene porqué.
No lo considero una maravilla literaria en cuanto a narrativa o psicología de los personajes, a mi parecer su mayor mérito está en ser bastante adictivo, leí sin parar aún sabiendo que no era una joya... pero imposible de soltar.

Así que buena lectura para quiénes ya tienen el gusto adquirido, no entro aquí a analizar la trama y menos aún a desvelarla. Novela policiaca con algunos giros muy interesantes y otros tantos previsibles.

A ver qué depara la película, paso sin ver.

domingo, 2 de octubre de 2016

Sin margen de error

Tres veces al año tengo, sin duda, unos de los mejores momentos de mi vida. No exagero.

Tres veces sin engaño (imposible no aludir a cierta y lejana Paquita aún entre estos paquitos de otra raíz...#ChisteMaloYBicultural) me suele tocar dar la comunión durante la misa y luego llevar a Cristo Eucaristía de regreso al Sagrario. Sólo en esos momentos sé que aquello que creo que Dios me pide hacer se cumple sin duda, doy a Cristo y le llevo por los pasillos de la universidad. 



Cada vez me tiembla más la mano, cada vez sonrió más ampliamente a los chicos que se acercan a recibir lo mejor que les puedo dar (y solo porque me ha sido dado a mi primero, gratuita y reiteradamente) Cada vez estoy más cerca de abollar un poco el cáliz de camino a la capilla de tan fuerte como lo abrazo. Son de las mejores acciones de gracias, de las más esponsales y maternales. Cada vez más sinceramente se que no merezco todo esto pero lo agradezco vitalmente.


Les miro y pienso en ese texto de San Juan "yo por ellos me consagro" no a ellos, pero sí para ellos. Para todos, para cada uno. Para que en este periodo de su vida, tan apasionante y tan lleno de posibilidades de todo tipo, algo quede grabado a fuego: a Dios se puede volver siempre. Así como espero que todos conozcan la universidad de tal modo que sepan llegar a cualquier punto de ella, que conozcan de Cristo por lo menos eso, su amor incondicional. Lo demás viene por añadidura.

Creo que ese es el RC que hay en mi y aquí. Gracias chicos y equipo del CM por hacerlo tan conmovedoramente posible #experienciaCM #familiaRC #consaufv


sábado, 1 de octubre de 2016

Corazón dominguero. TO XXVII

CORAZON DOMINGUERO
XXVII Tiempo ordinario
Por: Paulina Nuñez
Lucas 17, 5 - 10

La dinámica del amor, del amor verdadero, se apoya en cosas pequeñas y todos lo hemos experimentado. Esa mirada que causa microinfartos entre una pareja que empieza a enamorarse, aquel gesto de disponibilidad o lealtad que te hace ver que podrás contar con un amigo de verdad, el ser tan pequeñito que es necesario verle con ultrasonidos pero llega a revolucionar casas y corazones cuando Dios bendice a un familia con una nueva vida.

La fuerza de lo pequeño.

Ese poder atómico (en tamaño de la causa y en alcance de sus consecuencias) nos es a la vez de lo más conocido y de lo más sorprendente y, ojo, hasta repulsivo cuando nos despistamos y nos centramos en nosotros mismos y no en el amado y en ese proyecto común.

De eso nos habla la primera parte del evangelio de este domingo: "Si tuvieras fe como un granito de mostaza..." y por lo general la reacción de nuestro corazón se va por lo derroteros del auto-bastonazo "es que es el colmo, mi fe es tan pobre, tan poca cosa... #YoMuyMal" Y quizás haya un amor sincero en ese desazón y es lícito y muy bueno querer crecer en la fe, pero nos despistamos de otra cosa igualmente cierta y tan reconfortante... Dios no nos pide una fe tamaño montaña sino tamaño semilla de mostaza.

¿Estás leyendo esto? será porque eres muy paciente con mis pobres reflexiones y porque crees que quizás algo pueden ayudarte para vivir mejor la misa mañana (la fe necesaria para hacer todo esto no es poca cosa...) Quizás ya estás moviendo montañas y no te has dado cuenta, voltea atrás y dime si no has superado con la gracia de Dios situaciones que te parecían insufribles... quizás esa montaña la moviste piedra a piedra, pero se ha movido.

Dios no nos pide mover las montañas a velocidades olímpicas, el proceso de búsqueda, de espera conforma el combate de la fe y nos hace crecer en esperanza y sin duda en amor.

Así que en esta misa dominical a agradecer esa pequeña semilla de mostaza, que en otro pasaje nos dice que se parece el Reino de los cielos en que crece para dar acogida a muchas aves..., lleva esa pequeña semilla al altar con ternura y gratitud sabiendo que no necesitas más, que tu Padre Dios proveerá.

martes, 19 de julio de 2016

Camino a #Krakow2016 Día 1 Misas en Praga

Más tarde, ya en Praga, entramos en una iglesia preciosa para asistir a misa... En checo. No se entiende nada. Nadita. Y eso da origen a otro tipo de fervor, atención extra para seguir las respuestas mentalmente, más fe de lo que de por sí ya implica. Una misa solemne en que no entendimos nada pero de la que pudimos participar. Poco más tarde pudimos tener misa con algunos de nuestro grupo, ahora en castellano pero en una sencillísima sala del hotel con permiso extraordinario del párroco por razones de la peregrinación. En esta segunda entendí todo, podía seguir con naturalidad y era conmovedor en su extrema austeridad.

Y nuevamente pensar en que lo mismo puede pasar en la vida espiritual. Como en la misa en checo, cuando sabemos qué es lo que Dios busca, es decir, nuestra felicidad verdadera, el no entender las formas no nos impide poder secundar ese trato amoroso aún en situaciones duras. Por el contrario, en otros momentos Dios nos hablará con suma sencillez y sabremos que ahí también es Él...
Conocer su Voz hasta tal punto que le reconozcamos y le comprendamos aún cuando sea difícil de entender, sabiendo lo que ama.